Deporte no siempre es sinónimo de hacer ejercicio. A veces una mirada a las grandes figuras que han hecho historia, puede ser de lo más inspirador. 

El mundo está lleno de ellos. Los hay de arte, de historia, de ciencias naturales. Pero también han ido surgiendo otro tipo de museos inesperados, pero a la vez muy curiosos, como el museo del perfume, en Barcelona, el museo del plátano, en La Palma, o el museo del Ratón Pérez, en Madrid. El ámbito del deporte no iba a ser menos, por tanto, me ha parecido curioso y original mostrar algunos de los museos deportivos que tenemos a nivel mundial.

En Colonia (Alemania), se encuentra el Museo Deustches Sports & Olimpia. Se abrió en 1999 y es el lugar perfecto para ver la historia y la evolución del deporte en un espacio de 2.000 metros cuadrados. Es impresionante, ya que abarca unos 2.500 años de historia, desde la Antigüedad, pasando por los Juegos Olímpicos, y hasta la actualidad. Encuentras de todo: ropa deportiva, medallas, trofeos, fotos… e incluso curiosos objetos como una raqueta destrozada por Boris Becker, o el calzado del campeón de Michael Schumacher. Al ser tan espacioso, existe una zona habilitada para practicar deporte, futbol, levantamiento de pesas entre otros. También incluye otros deportes más actuales como el surf o el skate.

Barcelona también acoge uno de los museos del deporte más destacados del momento. Situado junto al Estadio Olímpico y el Palau de Sant Jordi, se encuentra el Museo Olímpico y del Deporte Joan Antoni Samaranch. Cuenta con 4.000 metros cuadrados en el cual ofrecen una visión histórica y educativa del deporte en general, y del olimpismo en particular. Desde aquí quieren trasmitir el deporte como herramienta de integración social, y asociarlo al valor y al esfuerzo. Es una exposición muy visual e interactiva con cantidad de imágenes fijas y en movimiento. Además, cuenta con muchos objetos cedidos por deportistas de élite. Entre ellos la bicicleta de Miguel Indurain, una moto de Angel Nieto o un F1 Mclaren Mercedes pilotado por Pedro de la Rosa. ¡Increíble!

En Oriente, también tienen un espacio dedicado al deporte. En 1990 se abrieron las puertas del museo deportivo de Beijing con un área de exposición de 2.500 metros y siete salas de exposiciones. Una de ellas muestra el recorrido del deporte en China, otra destinada al deporte moderno y el resto incluyen los logros deportivos chinos. Suman unas 5.000 fotografías y 4.700 objetos que sirven para promocionar el deporte en la República.

Así pues, si eres un enamorado del deporte, te gusta curiosear y además te encanta viajar, apunta estos tres espectaculares museos. ¡No te defraudarán!