Con algo más de tres años de andadura, Undermount, situada en el monte Igeldo, ha sabido partir de una vieja casa para convertirse en un espacio cultural diferente, acogedor, informal y, para variar, sin pretensiones

Fotos: Laura Díez Miner

Subimos a Igeldo, nos bajamos en la parada del bus del Meteorológico y tras el despiste inicial nos recibe Ignacio, el propietario que actúa como improvisado guarda de este gallinero convertido en vivero cultural y, por qué no decirlo, en hogar, cuyo nombre es Undermount.

La historia empieza cuando cinco “pendejos” –como ellos mismos se2 denominan- (Laura, Andrea, Pat, Aitziber y Óscar), con una relación flotante, no 100% profesional con las artes, se lían la manta a la cabeza y empiezan a hacer uso de este enorme recinto que en origen surtía de huevos a toda Gipuzkoa. Cuando llegas, se nota la tranquilidad y las impresionantes vistas ayudan a que todo sea acogedor. Quien esto escribe echaba en falta en la ciudad lugares que no consistieran simplemente en estar “a la moda” y en enormes despliegues de última tecnología. En un día corriente en Undermount puedes encontrar a alguno de los profesores residentes que suben periódicamente a impartir clases moviendo las alfombras para acondicionar el espacio en el que se pasa un buen rato haciendo yoga o danza contemporánea, o encendiendo con leña y algún papel viejo la chimenea para iniciar una nueva clase de cerámica, un arte casi siempre patrimonio del Mediterráneo y que, sin embargo, se han empeñado en traer hasta esta tierra (horno y torno mediante). La parte inferior es un desangelado pero encantador recinto para hacer conciertos o lo que surja. Y en otra habitación, todos los útiles necesarios para hacer estampación, grabado o gofrado… Máquinas de toda la vida en riesgo de quedar cogiendo polvo en cualquier parte y que en esta casa encuentran una nueva oportunidad.

Pero Undermount no es solo aprendizaje, y de ello dan buena cuenta jornadas de cine que son meramente para encontrarse (ver fotografía), mercadillos de segunda mano o ponencias literarias: momentos para estar juntos. Un salón de casa gigante, entrañable, quizá algo desconectado. Y es que todo se ve mejor desde fuera.

 + Info

Undermount

Orkolaga Pasealekua 46, Igeldo

contacto@undermount.org

www.undermount.org