ÁmbarEn la antigüedad se pensaba que el ámbar poseía propiedades místicas o mágicas, siendo utilizado por muchas culturas como remedio medicinal. Actualmente, es el complemento perfecto para conectar con la naturaleza.

  • El ámbar está compuesto de resina vegetal fosilizada. Para que la resina se endurezca debe sufrir un proceso de polimerización en el interior de rocas arcillosas durante miles de años.
  • Los colores de esta piedra son muy variados: amarillos, naranjas, rojos, blancos, cafés, verde azulados y negros, además de una amplia cantidad de tonalidades intermedias.
  • Solo existen alrededor de 20 grandes yacimientos de ámbar en el mundo, entre los que destacan el Mar Báltico, México, la Republica Dominicana y Cantabria, España.
  • Históricamente se ha considerado al ámbar una sustancia preciosa a causa de su gran belleza. Llegó a utilizarse como protección contra diversos males, como remedio medicinal y como símbolo religioso.
  • En ocasiones, la resina llega a atrapar burbujas de aire, gotas de agua, partículas de polvo o incluso pequeños seres vivos como plantas o insectos. Estos últimos se han preservado dentro del ámbar hasta nuestros días de tal forma que su estructura celular y hasta partes de su ADN pueden ser recuperados.
  • Supuestamente tiene efectos beneficiosos para los órganos internos y favorece el equilibrio.
  • La palabra ámbar viene del árabe y significa “que flota en el mar”, ya que al tener un origen orgánico es una de las pocas piedras que no se hunde en el agua.
  • Existe un comercio ambulante de ámbar falso, normalmente piezas de vidrio o variantes de plástico. Para distinguirlas del ámbar puro basta con sumergirlas en agua, las imitaciones no flotarán.
  • La maleabilidad del ámbar lo convierte en el material perfecto para elaborar todo tipo de bisutería: collares, pulseras, pendientes, colgantes…