maguireUna sección de… Alex Zubiria. Periodista, apasionado de la mezcla cine más palomitas, así como de la cultura en general.

El pasado mes recibíamos la noticia de que el último videoclub de Donostia cerraba sus puertas. Euskalbideo, con 35 años de actividad, no podía hacer frente a la piratería, el fútbol y las plataformas digitales. Parece ser que en el siglo XXI no hay cabida para los videoclubs, ¿o puede que no sea así? Descubrimos cuatro establecimientos curiosos dedicados a esta labor propia de la década de los 90 en pleno 2017.

Video Instan, Barcelona

El videoclub más antiguo de España cuenta con 44.000 referencias repartidas entre DVDs, VHS y Blue Ray. Con opción de comprar películas a través de su catálogo online, este establecimiento está especializado en largometrajes  descatalogados y conserva todas los films que se han editado hasta ahora en nuestro país.

Scarecrow, Seattle

120.000 títulos y secciones de todo tipo, como las dedicadas al cine senegalés o a documentales exclusivos sobre el asesinato de JFK, son las cartas de presentación de este videoclub estadounidense independiente, ajeno a las grandes franquicias. Un auténtico paraíso para cualquier cinéfilo, decorado con figuras y posters exclusivos que incluyen versiones de todo el mundo.

Shibuya, Tokio

Ocho plantas, una de ellas compartida con Starbucks por si te apetece tomar algo entre tanta película, forman parte del establecimiento que la tienda de alquiler japonesa posee en la capital nipona. DVDs, videojuegos y CDs, tanto para comprar como para alquilar, se entremezclan con libros y mangas. Una auténtica delicia donde perderse durante horas y horas alimentándose únicamente de café.

iam8bit, Los Ángeles

Si no te gusta Jerry Maguire este no es tu videoclub. Y es que aquí solamente podrás encontrar la película protagonizada por Tom Cruise, ¡y encima en VHS! 14.000 cintas de vídeo del film noventero forman parte de este videoclub, pero no os asustéis, se trata de un homenaje de un grupo de artistas estadounidenses a la película por el vigésimo aniversario de su estreno. Afortunadamente, pensará más de uno, los VHS no se pueden alquilar.