Conocer las leyes y la complejidad del universo es una ardua tarea para las mentes menos familiarizadas con el tema, sin embargo su atractivo es innegable y existen libros y series que convierten su comprensión en una odisea única

El universo se formó hace 13700±120 millones de años, es decir, en una edad comprendida entre los 13.761 y 13.835 millones de años. Lo que viene a ser un montón. Probablemente esa sea la opinión de cualquier persona no experta en astronomía que haya leído este dato. El universo nos llama la atención, de eso no hay duda, pero su complejidad y sus cientos de leyes físicas hacen que muchas veces, a pesar de su atracción, nos cueste profundizar en el tema, siempre que no seamos unos genios de los números encerrados en un centro de investigación con batas blancas y bolis bic en los bolsillos.

Sin embargo, no todo está perdido para los que buscan iniciarse de forma fácil en esta mezcla de leyes, cálculos y resultados que es la astronomía (no confundir con astrología, primer error). Existen libros para iniciarse en este apasionante mundo, pero no guías de iniciación que detallan de forma sencilla por qué este planeta hace esto o esta fuerza se determina de este modo y no del otro, sino auténticos textos ágiles, atractivos y que, como si de una novela se tratasen, nos llevan a entender el cosmos.

portada_taza_universoEl mejor ejemplo de lo anterior es el libro El universo en una taza de café. Jordi Pereyra tiene 27 años, unos cuantos menos que el universo vaya, es ingeniero mecánico y decidió un buen día llevar sus amplios conocimientos del cosmos al público. De este modo creó en 2013 el blog Ciencia de sofá, con el que pretendía despertar el interés por las ciencias en las personas menos familiarizadas con ella a través del humor y el lenguaje cercano. Tras el éxito del blog, Jordi fue un paso más allá y realizó el mencionado libro. Un viaje ordenado cronológicamente, con numerosos ejemplos y dibujos y con actividades a realizar que servirán para conocer desde por qué las estrellas se apagan hasta qué lugar ocupa el ser humano en el universo. Un libro fantástico de astronomía al que es mejor iniciarse de cero.

Con los conocimientos básicos ya adquiridos es hora de enfrentarse a un reto mayor. La editorial Blackie Books, con su habitual cuidado y delicadeza por el formato, ha publicado el trabajo de Christophe Galfard, El universo en tu mano, en España. El libro llega tras vender más de 100.000 ejemplares y recibir el premio al mejor libro de ciencia de 2015 en Francia. Aunque este éxito puede llegar a ser más comprensible si decimos que Galfard es discípulo de un tal Stephen Hawking. A través de una odisea por el cosmos, Galfard trata de que el lector no solo entienda el universo, sino que sea consciente de que este está en su mano.

cosmos_serieNo solo de libros aprende uno, y la conocida serie documental de los 80, Cosmos: un viaje personal, es el mejor ejemplo de ello. El divulgador científico Carl Sagan narraba la historia de la astronomía y el origen de la vida en trece capítulos de una hora de duración a los menos dados en la materia a través de un lenguaje asequible y comprensible. El éxito de la serie fue absoluto, considerándose con el paso del tiempo como uno de los hitos en la historia de los documentales científicos. En 2014 se realizaron trece episodios más bajo el título Cosmos: una odisea en el espacio-tiempo, en el que manteniendo el formato se presentaban los nuevos descubrimientos hallados desde 1980. El presentador esta vez fue el astrofísico Neill deGrasse Tyson y contó con la producción de Seth MacFarlane, el hombre detrás de Padre de familia, fundamental para sacar adelante el proyecto.

La astronomía es un mundo complejo, sí, pero también atractivo. Las nuevas formas para hacerlo asequible a todos ya están en las estanterías y hasta en la televisión (nos hemos quedado sin espacio para el programa de La 2, Órbita Laika). La odisea por conocer todo lo que nos rodea es un viaje alucinante que debemos estar dispuestos a emprender. Y con libros y series como estos es mucho más sencillo.