Por: Alex Zubiria

Euskal Herria ofrece una amplia variedad de agroturismos y casas rurales donde pasar unos estupendos días al cobijo de un buen fuego, permitiéndote unos días de paz en estas lluviosas y heladas jornadas. La riqueza de nuestro territorio va mucho más allá, y con el objetivo de mostrar nuevas ideas, diferentes a los planes más comunes, os mostramos tres lugares donde pasar unas noches distintas en contacto directo con la naturaleza.

cabaña(con_drechos_de_uso)La primera de ella la encontramos en Bizkaia. ¿Nunca has querido vivir a lo Tarzán? ¿Sentirte el rey de la selva en un entorno privilegiado y solo frente a la naturaleza? Pues una experiencia similar es lo que puedes tener en las cabañas árboles de Zeanuri. Camufladas entre el follaje, la sensación de libertad en una mimetización con el medio ambiente te permitirá disfrutar de una tranquilidad única, solamente interrumpida por los sonidos de los corzos que acuden curiosos a las cabañas. Además, cada mañana al despertar disfrutarás de un suculento desayuno  facilitado a través de una cesta subida a través de un sencillo sistema de poleas. La sensación de soledad en medio del bosque es una máxima en todo momento, convirtiendo de este modo a las cabañas árboles también en una idea romántica estupenda. Sin lugar a dudas, con un plan así no es necesario viajar muy lejos para sentirse como Mowgli.

La segunda propuesta se encuentra en Navarra. El complejo turístico de Casas Cueva de las Bardenas ofrece la oportunidad de pasar una noche a la manera tradicional de los antiguos pobladores de la zona. Tanto los habitantes de Valtierra como los de Arguedas habitaron estas montañas hasta 1961, construyendo casas en sus cuevas. Con la mirada puesta en esa forma de vida, el complejo ha acondicionado cada cueva con la última tecnología permitiendo a los moradores disfrutar de la calidad de vida del siglo XXI en un paraje y entorno únicos en permanente contacto con la naturaleza y el ambiente rural. Frescas en verano y cálidas en estos meses más fríos del año, las casas cueva son una propuesta estupenda para acudir en familia, dormir en un espacio diferente y disfrutar con los fabulosos paisajes por los que ha paseado la mismísima Khaleesi.

El último plan está pensado para una época algo más soleada y menos lluviosa, para una primavera diferente. Se trata de un viaje en furgoneta camper por toda nuestra costa. La mayoría de localidades vascas cuentan con sus particulares rincones donde estacionar y dormir en furgoneta, algunos de pago y otras no. En Gipuzkoa en el área de Berio hay habilitada una zona para pernoctar dentro de ella sin sacar toldos o mesas afuera, mientras que en Getaria el parking del puerto también cuenta con su espacio para las furgonetas. En Bizkaia encontramos por ejemplo Zirbena o Bermeo con sus correspondientes zonas, permitiendo de este modo cruzar toda la costa vasca a un precio muy económico. Una estupenda manera de conocer así nuestros pueblos y ciudades de primera mano.