DIARIO NOTICIAS DE GIPU (556039)

Foto: Mikel Saiz

 

Al final la línea divisoria entre la realidad y las leyendas acerca de Felipe Juan Froilán de Todos Los Santos (nombre completo), acaba marcándola el hecho de que tengamos testimonio gráfico sobre lo sucedido o no. Vaya, saber si hay foto o vídeo del evento de marras, de la patada que le arrea a una prima en la boda de su tío o, como hace ya un par de años largos, tratar de deducir por el gesto de socorro-sacadme-de-aquí que vemos en la imagen de arriba que lo estaba pasando regular en los actos de coronación de –otra vez- su tío. Después de tenernos en un sinvivir verano tras verano hasta el extremo incluso de llegar al internado; en poco más de dos semanas el sobrino más díscolo de Felipe VI llegará a la mayoría de edad. Estos días inundaba las redes el rumor de que Jaime de Marichalar –alguien a quien tras el elefantegate, Corinna y el Caso Nóos creo que todos debemos una disculpa- había mandado a la Policía a buscar a su vástago a las cuatro de la mañana a una conocida discoteca madrileña al no responder este a las llamadas telefónicas, extremo que su padre ha desmentido. Por lo visto, según un conocido portal del corazón, Froilán solo estaba “cerrando cosas” de cara a su 18 cumpleaños tras, por cierto, aprobarlo todo con buenas notas en Estados Unidos (al fin y al cabo, estos colegios en el extranjero están para eso, para aprobar cuando en el sistema habitual no lo harían nunca). Y solo queda reconocer que nadie de nosotros se hubiera marchado de ningún sitio a las cuatro de la mañana con 17 años. Froilán, uno di noi.